El capital natural, ¿y ahora qué?

El segundo bloque de la décima sesión de las conferencias organizadas por Ecoacsa, Fundación Conama y Fundación Global Nature consistió en una mesa redonda sobre «El capital natural, ¿y ahora qué?». Esta fue moderada por Alicia Torrego, gerente de Fundación Conama, en la que participaron José García, de la Subdirección de Medio Ambiente de Gas Natural Fenosa, Santos Jorna, coordinador Regional de Acción Local de la Junta de Extremadura, Piedad Molina, responsable de Medio Ambiente de Ferrovial y Cyrille Vecchi, consultor de RSE de PwC.

Alicia Torrego, gerente de Fundación Conama, moderó la mesa redonda del Natural Capital Summit dedicada al «Capital natural, ¿y ahora qué», en la que participaron José García, de la Subdirección de Medio Ambiente de Gas Natural Fenosa, Santos Jorna, coordinador Regional de Acción Local de la Junta de Extremadura, Piedad Molina, responsable de Medio Ambiente de Ferrovial y Cyrille Vecchi, consultor de RSE de PwC. Torrego arrancó el debate preguntando a los participantes sobre su percepción de la consideración del capital natural y de la biodiversidad en el sector empresarial de nuestro país, un asunto sobre el que reconoció que «hay aún mucho trabajo por hacer, donde los desafíos son múltiples y afrontarlos es complejo, pero en todo caso la respuesta es verde», destacó antes de dar paso al debate, en el que participaron

Piedad Molina puso de relieve que Ferrovial es una empresa que, debido a que desarrolla su actividad en distintos ámbitos internacionales, encuentra grandes diferencias en las prácticas y exigencias de otros países en comparación con España. El primer escollo con el que se topa su organización es «no estar presente en la fase de diseño del proyecto. Este nivel es crucial para incorporar correctamente los criterios observados en materia de capital natural y no hacerlo implica invertir mayores esfuerzos en restauración y en compensación de externalidades», incidió.

Por su parte, José García se mostró más proclive a evitar las disrupciones que pueden causar las nuevas metodologías que abordan la conservación de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos. Desde su punto de vista, la aplicación de los conceptos contenidos en una estrategia basada en «la mejora continua, buenas prácticas y sistemas de gestión ambiental son suficientes para ir encajando las piezas necesarias, incluidas las contribuciones de los grupos de interés externos».

Cyrille Vecchi calificó la herramienta del Protocol del Capital Natural como un «instrumento potente» que aún no es muy conocido en España. Por su lado, el representante de la Junta de Extremadura, Santos Jorna, llamó la atención sobre el hecho de que «existe una potente contradicción entre la riqueza en valores naturales que atesora la región y su PIB. Para potenciar sus recursos naturales, el gobierno regional ha preparado la Estrategia de la Economía Verde Extremadura 2030».

Piedad Molina, directora de Medio Ambiente de Ferrovial, destacó que, «si bien en otros sectores como el maderero o el del agua sí existe interés por la biodiversidad, en el de la construcción no se aprecia la misma disposición». De hecho, «los cuestionarios para los inversores no identifican siquiera la biodiversidad como un factor crítico». Por su parte, José García, de la Subdirección de Medio Ambiente de Gas Natural Fenosa, hizo hincapié «en la importancia que para los inversores tienen los índices de sostenibilidad, puesto que actúan de feedback en el proceso de mejora. En este sentido, la medición de la biodiversidad es un elemento al servicio de la toma de decisiones».A continuación, Alicia Torrego preguntó a los participantes por las razones por las que la conservación de los recursos naturales puede atraer a las empresas. A este respecto, la directora de Medio Ambiente de Ferrovial incidió en que, «si bien en otros sectores como el maderero o el del agua sí existe interés por la biodiversidad, en el de la construcción no se aprecia la misma disposición». De hecho, «los cuestionarios para los inversores no identifican siquiera la biodiversidad como un factor crítico», apuntó Piedad Molina.

Para Cyrille Vecchi, consultor de RSE de PwC, «se trata de un proceso en evolución, que exige el uso de un correcto lenguaje para extender este concepto al inversor», mientras que José García, subdirector de Medio Ambiente de Gas Natural Fenosa, hizo hincapié «en la importancia que para los inversores tienen los índices de sostenibilidad, puesto que actúan de feedback en el proceso de mejora. En este sentido, la medición de la biodiversidad es un elemento al servicio de la toma de decisiones».

Santos Jorna reivindicó la necesidad de desarrollar el concepto de capital natural. En este sentido, recordó que en Extremadura existe «una gran variedad de ecosistemas que prestan sus servicios y que no están suficientemente respaldados». Por ejemplo, el territorio extremeño actúa «como sumidero neto de CO2, posee la tercera parte del agua embalsada del Estado y es la región con mayor porcentaje de territorio bajo figuras de protección ambiental».

La última cuestión propuesta a la mesa por la gerente de Fundación Conama, Alicia Torrego, versó sobre las dificultades identificadas para incorporar los sistemas de medidas a las empresas y a las organizaciones.

Piedad Molina hizo referencia a las características específicas de Ferrovial, una empresa con muchas líneas de negocio. «Estas particularidades impiden el empleo de metodologías únicas y pueden generar riesgos para los proyectos de conservación», advirtió la portavoz del grupo de infraestructuras español. Asimismo, utilizó como ejemplo la experiencia piloto realizada en dehesas extremeñas de propiedad privada en las que se apostó por desarrollar bancos de conservación de la naturaleza. «La falta de regulación paralizó el proyecto e impidió el retorno de la inversión», explicó.

Para el portavoz de PwC, «en todas las metodologías existe una fase de mejora, y en el caso del Protocol del Capital Natural, las empresas deben aplicarlo y mejorarlo en función de sus necesidades», recomendó.

Por su lado, José García se mostró precavido respecto de la introducción de innovaciones en los enfoques de valoración. En Gas Natural Fenosa «cuentan con planes de acción en los que se tienen en cuenta los impactos sobre la biodiversidad. Las dependencias de la diversidad biológica se irán incorporando dentro de los límites temporales de la práctica cotidiana», avanzó el directivo del área de Medio Ambiente de la energética española.

Cyrille Vecchi calificó la herramienta del Protocol del Capital Natural como un «instrumento potente» que aún no es muy conocido en España. Por su lado, el representante de la Junta de Extremadura, Santos Jorna, llamó la atención sobre el hecho de que «existe una potente contradicción entre la riqueza en valores naturales que atesora la región y su PIB. Para potenciar sus recursos naturales, el gobierno regional ha preparado la Estrategia de la Economía Verde Extremadura 2030».Para concluir, Santos Jorna defendió el papel de la ciudadanía en la Estrategia Verde para Extremadura, en la que ya han identificado cerca de 300 proyectos. Su propuesta es aumentar significativamente los trabajadores en la economía verde y conseguir en una o dos décadas «hacer de Extremadura una región rica».

Como conclusión, se planteó el reto de conectar las experiencias fragmentadas para impulsar el capital natural y promover su consideración dentro de la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s